El descenso hacia el canal de parto

Son muchos los síntomas que nos anuncian que el embarazo está llegando a su fin. Por ejemplo, las últimas semanas de gestación, la mujer puede notar el vientre más bajo. Se debe a que la cabeza del feto desciende hasta el punto más bajo de la pelvis, colocándose para recorrer el canal del parto. Se dice, entonces, que el feto está encajado.

En las mujeres primerizas suele ocurrir unas semanas antes del parto, mientras que en las que ya han tenido hijos es más común que el encajamiento se produzca poco antes del inicio del parto.

Muchas embarazadas sienten una sensación de ligereza cuando esto ocurre, ya que la presión sobre el diafragma y el estómago desaparece permitiéndoles respirar y hacer la digestión mejor.

Por el contrario, el feto presiona más sobre la vejiga, por lo que la mujer sentirá deseos de orinar con mayor frecuencia y notará mayor presión sobre la zona del periné.

Durante el último mes del embarazo, las revisiones ginecológicas deberían ser al menos una vez a la semana. En estas visitas, el personal médico comprobará si el feto está ya encajado mediante un examen interno y una palpación externa del abdomen, donde se puede llegar a notar la cabeza del bebé, o mediante valoración ecográfica.

Deja un comentario