El debate en torno al colecho

¿Dormir con el bebé al lado? Muchas mamás, suegras, abuelas y personas en general, se escandalizan tan solo con mencionar la idea de que el bebé no duerma en su propia cuna ni en su propia habitación.

De hecho, se trata de una práctica que en épocas anteriores y en otras culturas ha sido y es muy común. No solamente la teoría del apego como enfoque de crianza de los hijos lo propone, hay un costado que se discute poco pero que es el que convence a muchos padres de optar por esta alternativa: la practicidad.

Un bebé recién necesita muchos cuidados y atención. Duerme la mayor parte del día, necesita comer aproximadamente cada 2-3 horas (si no es que más seguido y con mayor irregularidad si es amamantado de forma exclusiva). Ello hace que las noches de los padres sean muy agitadas los primeros meses tras el nacimiento del bebé. Levantarse de la cama, alimentar al bebé, volverlo a colocar en su cuna (dormido o para que se duerma acostadito) y volver a la cama propia, puede ser un ritual bastante agotador.

La opción del colecho permite no tener que levantarse (lo cual ya facilita el volverse a dormir tras haberse despertado a atender las necesidades del bebé) y estar al pendiente y cerca del pequeño toda la noche.

Un miedo muy fuerte de muchos papás y que no les permite hacer colecho es “aplastar” al bebé si duerme con ellos. Para ello existen algunas soluciones. Se puede o bien utilizar una cama más grande, tamaño King size, o bien añadir a la cama de los padres una pequeña cuna de colecho que permite al bebé estar al lado de papá y mamá pero tener su propio espacio.

El colecho no sólo facilita las noches de los papás, sino que es algo que además le da muchísima seguridad al bebé. Más allá de las costumbres y los miedos de los padres, no está mal mientras transcurre el embarazo leer al respecto, preguntar y tomar una decisión bien informada al respecto. Es tan poco el tiempo que el bebé dormirá con nosotros en caso de que así lo decidamos, que bien vale la pena aprovecharlo y disfrutar de la cercanía del pequeño.

Cabe aclarar antes de concluir que otro miedo muy fuerte de los papás es el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante y que el riesgo sea más elevado para sus hijos en caso de practicar el colecho. No debe haber tal miedo a pesar de informaciones alarmistas que puedan encontrarse. Un colecho seguro es una forma incluso adecuada para disminuir este riesgo (Al respecto puede encontrarse más información en este estudio).

 

Deja un comentario