El cordón umbilical

En los mamíferos placentarios, el cordón umbilical es un tubo que une un embrión en vías de desarrollo o feto a la placenta de su madre. El cordón contiene arterias principales y venas para el intercambio de sustancias nutritivas y sangre rica en oxígeno, entre el embrión y la placenta.

Cuando el feto nace, el cordón umbilical se corta, aunque deja una señal característica de la vida en forma de cicatriz, el ombligo.

Tras el parto, los restos del cordón suelen desprenderse totalmente entre el octavo y decimoquinto día de vida. El tiempo de caída varía para cada persona, pero parece que está relacionado con el tipo de parto, el sexo del bebé y el tipo de lactancia. La cicatrización de la herida suele producirse entre los 3 y los 5 días posteriores a la caída del cordón.

Para una rápida cicatrización es aconsejable mantener el cordón limpio y seco, sobre todo a la hora del baño del bebé. También se suele curar con un algodón emparado en alcohol.

En el momento de realizar las curas, se debe vigilar la aparición de signos de infección, como secreción, hinchazón o enrojecimiento alrededor del ombligo.

9055 www.nlm.nih.gov

Deja un comentario