El consumo de gaseosas en la infancia tendría efectos negativos en la adolescencia

Los niños aman las bebidas gaseosas y en varios casos acompañan sus comidas diarias e incluso reemplazan el consumo de agua o jugos. Muchos padres creen que no es problema mientras son pequeños y activos, pero una reciente investigación vinculó el consumo de éstas bebidas en la primera infancia con la obesidad adolescente.

soda El problema, que afectaría principalmente a las mujeres, se publicó en el American Journal of Clinical Nutrition, y es fruto de un estudio en donde se analizó a 166 niñas entre cinco y quince años.

Los médicos analizaron la relación entre el sobrepeso y su consumo de bebidas azucaradas, llegando a la conclusión que las pequeñas que consumen al menos una gaseosa al día tenían cierto nivel de sobrepeso, el cual aumentaba de acuerdo a la edad.

En el caso de las más chicas, el 39% se encontraba por sobre su peso ideal, mientras que en el caso de las adolescentes, el porcentaje que sufría de sobrepeso llegaba al 32%. El grado de obesidad en las niñas de quince años era mayor entre las que consumían estas bebidas con frecuencia desde los primeros años de vida.

Pero los efectos de las bebidas azucaradas no sólo se podían ver en los kilos de más, sino que también en su porcentaje de grasa corporal, que se encontraba bastante por encima de lo deseado.

Los médicos recomiendan reservar las gaseosas para ocasiones especiales, y reemplazarlas en la vida diaria por jugos sin endulzar, leche desnatada o, todavía mejor, agua, el mejor líquido para combatir la sed y mantenerse hidratados.

Imagen: Getty Images

Deja un comentario