El chupete

En la guardería tenemos varios niños de 2 años que aún llevan chupete y es que es un hábito que deben intentar dejar lo antes posible para que el mismo no les afecte en la dentadura y tenga consecuencias en un futuro a corto-medio plazo.

Algunas veces lo conseguimos, les quitamos el chupete con juegos y sin que se den cuenta, cuando llegan a la guardería, con un tono alegre y festivo les hacemos que nos den el chupete para, apto seguido, metérnoslo en el bolsillo hasta que se van. Algunas veces nos piden de nuevo el chupete pero procuramos que no piensen en ellos e incluso les pedimos que no se lo pongan, que los pone feos y así conseguimos pasar todo el día sin el chupete.

Aunque, claro está, también hay días en los que estás más mimosos, o no quieren hacer nada porque han dormido mal o no querían ir a clase. Esos días, aunque intentamos seguir la misma rutina con los chupetes, si vemos que el niño no quiere, que está distinto a los otros días, no les forzamos porque también hay que comprenderlos que, desde que nacieron , han estado con un chupete y para ellos es un objeto que les da tranquilidad (el estar chupando o mordiendo).

Cuando los niños son más pequeños, con meses o con 1-2 años, es distinto porque, a los que tienen meses, que nos llegan pocos, todo sea dicho, no les solemos quitar el chupe (llorarían si se lo intentas quitar y muchos, para dormir, necesitan de su chupete incluso, a veces, también de algún peluche o muñeca a su lado. Con respecto a los de 1-2 años dependerá del niño.

Hay niños de esas edades que, cuando ven que los mayores nos dan el chupete para que se los guardemos, ellos mismos nos ofrecen el suyo y como vemos que es un buen gesto y que lo hace él sin obligarle a nada lo aceptamos ya que eso es en beneficio suyo y seguro que para el año próximo necesitará mucho menos el chupete, o incluso, como se ha dado el caso, han dejado de usarlo a raíz de quitárselo en la guardería, o lo usan sólo para dormir o cuando lloran.

El hábito del chupete está bien pero para cuando es un corto periodo. Cuanto mayor es el niño más difícil es conseguir quitarle un hábito por eso hay que empezar en las edades más tempranas.

 

Deja un comentario