El bebé y su cabello

La pérdida del cabello en los bebés es totalmente normal y nada preocupante, y sucede generalmente durante los primeros seis meses de vida. Este fenómeno lleva el nombre de efluvio telógeno y se produce porque naturalmente el pelo tiene una etapa de crecimiento y otra de caída.

El primero de estos períodos dura cerca de tres años y el segundo alrededor de tres meses, aunque hasta los seis meses es normal. Durante la etapa de caída, el pelo permanece en el folículo hasta que el nuevo comienza a crecer. Entre el 5% y 15% del cabello se encuentra en el cuero cabelludo en dicha fase hasta que, de un momento a otro, por alguna tensión sufrida, fiebre o cambio hormonal, el crecimiento se detiene y comienza la caída. La etapa siguiente será la de crecimiento, unos meses más adelante.

También el nivel de hormonas de un recién nacido cambia después del nacimiento, lo que colabora también con la pérdida del pelo. Lo mismo pude sucederle a la mujer después del parto y obedece a la misma razón.

No hay nada que se pueda hacer para detener la pérdida del cabello del bebé cuando se asocia con las facetas o niveles hormonales antes mencionados. En otros casos, cuando la calvicie se presenta en una zona en particular puede ser porque pasa demasiadas horas en la misma posición. Para ello se recomienda ir cambiándole de lado al acostarlo.

Deja un comentario