El bebé en la tripa, ¿qué siente?

Esta pregunta nos la hemos hecho todas las madres o futuras madres en esos momentos que, a solas, nos acariciamos la tripa pensando en el bebé.

Según los chinos, la fecha de nacimiento de una persona no es la del parto, sino la de la concepción. Y en parte tienen razón porque hoy en día numerosas investigaciones demuestran que gran parte del carácter, habilidades y potencialidades que desarrollamos a largo de nuestra vida tienen su origen durante el embarazo.

Por eso, es muy importante la comunicación con el bebé ya desde dentro de la tripa de la madre. Podemos afirmar que el rol de padres y madres comienza ya desde la concepción y no a partir del alumbramiento.

Ejemplo de esto es por ejemplo que el bebé puede notar la sensación de peligro. Si la matrona le toca un pie, él encoge los dedos y retira la pierna. También se excita con los ruidos fuertes y la voz de su mamá le calma.

Los expertos en educación prenatal aconsejan varias sencillas prácticas que ayudan en este sentido. Una de ellas es elaborar un diario de experiencias, donde podemos anotar todo lo que sentimos, pensamos y notamos. Puede ser útil para ayudar a comprendernos y a intuir las necesidades del bebé. tripa

También dedicar un poco de tiempo al bebé, unos 10 ó 15 minutos al día. Consiste el acariciarle, tocarle y hablarle. De esta forma, el padre y la madre se van preparando para el encuentro con el bebé.

Por último, realizar ejercicios de respiración durante 5 minutos al día. Ayudan a reducir la adrenalina y las hormonas del estrés.

Deja un comentario