El asma en los niños

Seguro que en el colegio todos tenían más de un compañero que se quedaba sin aliento liego de correr o necesitaba utilizar un inhalador bucal varias veces por día. Lo más probable es que es niño haya padecido de Asma.

El Asma es una de las condiciones crónicas de salud más comunes en niños afectando aproximadamente a un 7% de los pequeños. Suele presentarse en los primeros años de vida y sus síntomas se producen por la inflamación en las vías respiratorias, lo que no permite un paso del aire y por ello un funcionamiento pulmonar ideal.

Cuando un niño es asmático no sólo él debe someterse a terapia y cambios de estilo de vida, sino que es toda la familia la que deberá ceder en algunas cosas para preservar la salud del chico. Es importante que el chico que sufre de asma viva en un ambiente sin humo de cigarrillos, lejos de zonas altamente contaminadas o cerca de fábricas que emitan residuos. La gran mayoría también presenta alergia a las mascotas, por lo que ante el diagnostico el perro o gato de la familia podrá verse desplazado.

El tratamiento del asma infantil se divide en dos fases: La inmediata, que se hace en caso de un ataque, y aquella que debe realizarse diariamente con medicamentos orales y tratamientos de respiración.

Ante un ataque de asma, los padres podrán notar como la piel y labios del pequeño adquieren un color azulado, su pecho y costillas se mueven de forma irregular y el chico tiene dificultades para mantener el aliento. El uso inmediato del inhalador es vital. Si en unos minutos el problema no mejora o vemos que empeora, es necesario transportarlo de inmediato a una sala de urgencias.

A veces por su poca edad, el niño no sabrá comunicar lo que le ocurre a sus maestros u otros adultos, por lo que se recomienda que lleve consigo un brazalete de alerta medica indicando su problema y el tratamiento inmediato a seguir.

Deja un comentario