El aparato digestivo en las embarazadas

La mayoría de las veces, por no decir siempre, cuando nos quedamos embarazadas nuestro organismo y cuerpo sufren una serie de cambios que hacen que todo cambie.

Entre los cambios que hay, muchos afectan a aparatos como es el urinario, el sistema óseo, el sistema reproductor y, el que nos ocupa hoy, el sistema digestivo.

En lo que se refiere al sistema digestivo, éste se ve afectado en lo siguiente:

1.- Náuseas y vómitos. La mayoría de las mujeres sufrimos vómitos y/o náuseas durante los primeros meses de embarazo. Esto es debido a la elevación de una hormona que afecta al embarazo y hace que el organismo se prepare de tal forma que, en ocasiones, es demasiado elevado (esa hormona) y acabamos vomitando.

2.- Mayor salivación. Además, esta salivación suele ser más ácida de lo normal lo que facilita la aparición de caries; de ahí que algunos médicos les recomienden a las embarazadas controlar sus dientes durante el embarazo.

3.- Ardor de estómago o malas digestiones. Se producen problemas en el estómago y en los intestinos debido a que el útero, al aumentar de tamaño, desplaza los órganos (el estómago hacía arriba y los intestinos hacía los lados y hacía atrás (a la espalda). Incluso podemos sufrir de estreñimiento y/o de flatulencia.

No todas las mujeres sufren de todos estos problemas, hay mujeres que pueden sufrir, uno, dos o ningún síntoma, de modo que todo depende de la naturaleza nuestra. Lo que sí se recomienda es que si tenemos alguno de esos síntomas y no se lleva bien, lo mejor es dejarse aconsejar por un especialista que será el más indicado para ayudarnos en el embarazo.

Deja un comentario