El ambiente perfecto

El humidificador es un aparato muy útil sobre todo cuando el ambiente es muy seco. Ahora que llega el frío, el exceso de calefacción seca el entorno y si hay poca humedad, la garganta y las fosas nasales se resecan, lo que hace que los niños y niñas sean más propensos a sufrir catarros.

Además, si el ambiente está muy húmedo y hace mucho calor pueden aparecer hongos, a lo que es posible que el bebé sea alérgico.

Por eso debemos controlar a la perfección la temperatura y la humedad de la casa y si es necesario hacernos con un aparato de estos.

Lo ideal es que la temperatura de la casa no sobrepase los 25 grados. Una media estaría entre los 22 por el día y los 18 por la noche. La humedad debe oscilar entre el 25 y el 50%.

Si finalmente os decidís por un humidificador su uso es muy sencillo. Se utiliza solo con agua fría del grifo y debemos asegurarnos de que el vapor que emana no vaya directamente al niño o niña. Hay que ponerlo en un rincón fuera de su alcance ara evitar accidentes y posibles quemaduras.

humidificadorPanda2

Hoy en día existen gran cantidad de modelos, incluso adaptados para los más pequeños.

Deja un comentario