Economista plantea la necesidad de negociar con los niños

Negociar es parte fundamental de la vida para un empresario, economista o trabajador del sector financiero, siendo una de las armas que les permiten lograr sus objetivos. Ahora un influyente figura del mundo económico propone la necesidad de usar las misma técnicas de negociación con los niños.

parentonomics Joshua Gans, profesor de economía de la Universidad de Melbourne en Australia y padre de tres hijos, acaba de lanzar el libro donde propone a los padres utilizar en el hogar las mismas técnicas que se usan en la industria financiera.

El texto, denominado Parentonomics, fue publicado por el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts,) y recomienda utilizar la llamada “mesa de negociación” ante cualquier problema con los pequeños.

Padres e hijos son contrapartes en un proceso de negociación, donde a través de diferentes ofertas se logra obtener el comportamiento deseado, expone el autor. Por ejemplo, si es que se desea que el niño ordene con frecuencia su habitación o realice cualquier labor de la hogar, debe existir una recompensa previamente acordada.

Gans plantea que los pequeños deben construir una “credibilidad de marca,” es decir lograr que sus padres les reconozcan como un socio confiable y para ello se esforzaran para no decepcionarlos. Lo mismo se aplica a los progenitores, quienes deberán cumplir con las recompensas ofrecidas o de lo contrario perderán la credibilidad ante sus hijos.

Para el economista australiano “todo es negociable,” desde la hora de dormir, rendimiento en la escuela, alimentación y labores del hogar. Si el niño tiene problemas con el orden, puede ser beneficioso establecer un sector de la casa donde el desorden sea la regla, estableciendo eso sí ciertos límites que al ser traspasados requieren una acción previamente acordada.

Extremadamente polémico en una época donde se impone la necesidad de crear lazos afectivos a través de conductas basadas en el cariño y comprensión, entendiendo la necesidad de dejar el comportamiento laboral fuera de casa, estableciendo una relación sana y de compresión mutua con los hijos.

Fuente: El Mercurio

Deja un comentario