Durmiendo en la guarderia

Ahora que comienza el verano, muchas de las guarderías públicas reducen su horario para adaptarlo a los de los colegios de modo que se entra a las 9 de la mañana y se sale, como muy tarde a las 14.30 de la  tarde, un horario más acorde con un colegio o instituto que con una guardería.

Sin embargo, en la mayoría de guarderías públicas (las privadas tienen un horario que puede diferir bastante al de una pública) suele seguir la guardería por las tardes supliendo esas horas el personal encargado de las aulas matinales o incluso de las ludotecas, de modo que los niños pueden permanecer en la guardería hasta las 5 de la tarde o incluso hasta las 8 de la tarde si hay ludoteca.

Durante ese tiempo, el personal encargado suele adaptarse a lo que se ha ido haciendo todos los días con los niños, es decir, si se les despierta a las 4 de la tarde, ellas y ellos los despertarán a la misma hora para así darles una merienda y asearlos para que estén guapos para mamá o papá. También se ocuparán de hacer las camas donde han estado durmiendo los pequeños o incluso les enseñarán a estos cómo se hacen para que las dejen ellos hechas, siempre vigilando para que no ocurra nada ni se hagan daño.

De ese modo, nuestros hijos pueden permanecer en la guardería, lo que es un gran alivio cuando estás trabajando y no sabes si vas a poder recogerlo al mediodía o bien necesitas que se quede hasta las 5 de la tarde (o antes porque los niños pueden recogerse a partir de las 16.30 de la tarde, al menos en muchas guarderías).

Deja un comentario