Dormir fuera de casa

sleepover jan 25 08 012

 

Alrededor de los 8 ó 9 años, los niños son más independientes de los padres y generan relaciones más profundas y de confianza con sus amigos. Inevitablemente los padres se verán enfrentados a la pregunta ¿Puede quedarme a dormir en casa de mi amigo?

Para los padres, sobretodo los más aprensivos, la primera vez que el niño duerma fuera de casa, será una ocasión en las que sentiremos que nuestro pequeño realiza sus primeros pasos hacia una mayor independencia.

Si bien no debemos coartarles el derecho a ser más independientes, no es una decisión que se deba tomar a la ligera. Puede ser que el niño aún requiera algún tipo de asistencia durante la noche y que pida el permiso algo presionado.

Si creemos que el chico ya está listo, es importante considerar la casa en la que va a dormir. ¿Qué tan bien conocemos a los padres del amigo? Van a estar en casa esa noche o quedarán al cuidado de una niñera. Siempre debemos hablar con la madre o el padre antes de otorgar el permiso, asegurándonos que todo va a estar bien.

La experiencia de pasar una noche fuera de casa será altamente enriquecedora para el niño, no sólo por su nivel de independencia, sino que es una posibilidad para conocer otras dinámicas familiares, ya que no todas las familias funcionan de la misma manera.

Deja un comentario