Displasia de caderas en los bebés

 

displasia

Si bien el término suena un poco fuerte, la displasia de caderas afecta al 1% de los bebés. Normalmente se presenta antes de los tres meses de vida y en la mayoría de los casos puede ser revertida a través de procedimientos simples sin ser necesaria ninguna cirugía.

Los bebés de sexo femenino son cuatro veces más propensos a padecerla. Además factores genéticos también inciden en el desarrollo de esta enfermedad. El diagnostico se realiza a través de una radiografía de caderas, que se recomienda a todos los recién nacidos antes de los tres meses. De existir alguna anomalía se efectúan procedimientos más minuciosos como ecografías, y otros procedimientos realizados por especialistas.

En caso de existir condiciones especiales en el embarazo que hagan de que el bebé sea más propenso a padecer que displasia, el examen médico se hace a los pocos días de nacer. En caso de niños nacidos de nalgas, posición del feto durante el embarazo, antecedentes genéticos, embarazos y nacimientos traumáticos, etc.

El tratamiento suele ser bastante corto y generalmente el bebé debe usar una especie de arnés que ayuda a a que la cadera se re posicione en su lugar. También se realizan sesiones con fisioterapeutas. En muy escasas ocasiones es necesaria una intervención mayor.

Deja un comentario