Disfrutar del mar en familia

La naturaleza es uno de esos elementos a disfrutar en familia que no podemos dejar de lado. Cuando tenemos hijos pequeños es casi absurdo imaginar tenerlos "encerrados" en casa los días que no tienen escuela o que podemos pasar con ellos sin tener que ir a trabajar. En cualquier estación del año, a los pequeños les resulta mucho más enriquecedor salir, pasear y disfrutar en compañía de sus amigos que permanecer todo el tiempo en casa. Claro que un equilibrio con actividades en casa es también interesante, pero salir y experimentar sensorialmente las texturas, olores y colores del entorno natural es una actividad lúdica, recreativa y divertida que fortalecerá los lazos familiares.
Entre las actividades al exterior que se pueden aprovechar de una forma íntegra en familia, está sin duda una visita al mar.
Y ello no quiere decir solamente bañarse en los días más cálidos del verano. Hay muchísimos planes diferentes que se pueden llevar a cabo al borde del mar y que integrarán a la familia entera. 
Desde pasear por la orilla del mar en un fresco día de fin de otoño y sentir el olor diferente del mar en la temporada fría, hasta pasar un día cálido de primavera juntando conchas de distintos tamaños, pasando por ideas más extravagantes y especiales, como practicar kayak (si ya tenemos niños más grandes) o alquilar un barco y recorrer el borde del mar sintiendo la brisa refrescar nuestros pensamientos.
El mar tiene un encanto que fascina a los niños y que puede calmar el estrés de los adultos. Es la naturaleza en su máxima expresión: libre, poderosa, hermosa e imponente.
Sin importar la edad de nuestros hijos, hay muchas formas en que a lo largo de todo el año podemos aprovechar de un viaje al mar para crear recuerdos memorables, aprendizajes significativos y descubrimientos espectaculares. 
 

Deja un comentario