Disfraces para niños

Los disfraces para los niños han de ser siempre comprados y, con ello, gastar un dinero que podría servir para otras cosas ahora que la economía no anda muy bien.

Por eso la imaginación es algo que debemos tener muy presente así que aquí queremos darte algunos ejemplos de disfraces que puedes hacer a tu hijo y que, aunque son muy simples, puede ser incluso mejor que los comprados:

Momia: para ello sólo necesitamos varios rollos de papel higiénico. Si además lo ensuciamos un poco con polvo quedará mejor y después quitar el disfraz es muy sencillo.

Papel higiénico: ¿Quieres un disfraz original? Pues lo único que tienes que hacer es comprar una plancha de cartón y darle la forma de un cilindro, según la forma de tu hijo. Hay que hacerle los agujeros para las manos. Y después puedes utilizar papel contínuo blanco o de colores para "forrar el cartón" y que simule un rollo de papel higiénico (y  le puedes poner un gorro a tu hijo con ese papel contínuo. Una recomendación, es un disfraz pesado porque es probable que no pueda sentarse.

Flor: Este es más sencillo. Únicamente necesitas que se vista por completo de verde. Después haces el molde en tela de los pétalos de una flor (en el centro irá la cabeza de tu hija) y lo coses y rellenas con algodón o gomaespuma para que adquiera cuerpo.

Deja un comentario