Disciplinando a los niños pequeños

Una vez que los pequeños dejan la etapa de bebé, comienzan a querer descubrir el mundo por si solos, probando los límites impuestos, lo que muchas veces puede caer en situaciones peligrosas o en malos comportamientos que necesitan ser corregidos. Pero ¿cómo disciplinar a un chico de dos años?

toddler-pouting-picture Ningún niño es muy pequeño para comenzar a inculcarles disciplina, pero ello se debe hacer tomando en consideración su edad. Nada sacamos con amenazar con castigos a los niños más chiquitos si es que estos no tienen efecto inmediato. A los dos años los niños no tienen noción del tiempo, y la palabra mañana o más tarde no posee un significado que puedan comprender.

Si queremos que los chicos comprendan que su comportamiento estuvo mal y tendrá consecuencias, es importante que sepan que éstas serán inmediatas. Por ejemplo: Si no dejas de tirar tus juguetes te los voy a sacar. Y si aún así no lo hace, debemos seguir con nuestro plan y efectivamente quitarle el juguete durante cierto tiempo, idealmente el suficiente para que se calme y comprenda que sus acciones tienen reacciones.

Por su edad, los más pequeños necesitan que las advertencias se repitan. Debemos darles más de una oportunidad para enmendarse. Tampoco podemos utilizar castigos demasiado elaborados o largos, ya que pierden su efecto. Cinco minutos suelen ser suficientes.

El castigar debe ser nuestra última opción, ya que nada es mejor para un niño que comprender lo que sucede y aprender a través del dialogo, por lo que ante una actitud negativa la mejor solución será hablar con ellos mirándoles a los ojos y con un lenguaje que sean capaces de comprender. Es importante corregir los problemas de disciplina, ya que a medida que crecen pueden empeorar.

Nunca olvides que lo primordial es que tu hijo se sienta amado y comprendido.

Imagen: Parents connect

Deja un comentario