Diferencias entre gripe, alergias y resfriados

No es fácil darse cuenta. Si tu hijo o hija tiene un resfriado, podría gotearle la nariz con una mucosidad transparente, que puede hacerse más gruesa y volverse gris, amarilla o verde en una semana aproximadamente. Y podría tener tos o un poco de fiebre. La tos y congestión, en el caso de un resfriado, suelen aparecen antes que la fiebre.

Si tiene fiebre, obsérvalo cuando le baje. Si juega y come normalmente (o casi normalmente, ya que podría tener un poco menos de hambre y sentirse un poco más débil), entonces seguramente se trata de un resfriado. En cambio, si le baja la temperatura y aún se siente enfermo, puede que tenga algo más grave.

Si por el contrario tu hijo hija tiene gripe o bien otra enfermedad, es más probable que presente síntomas de repente, y quizás estén acompañados de diarrea o vómitos.

Si le pican y le lloran los ojos y la nariz también le pica y gotea, éstos son los síntomas típicos de la alergia, como también lo son los ataques reiterados de estornudos y la comezón en la piel durante semanas o meses. Además, la mucosidad que sale de la nariz continuará siendo transparente, en lugar de hacerse espesa y volverse amarilla o verde como ocurre con los niños que sufren de resfriados. Las alergias no harán que le suba la fiebre, y tienden a manifestarse en la primavera, el verano y a comienzos del otoño.

http://www.telmeds.org

Deja un comentario