Dientes bien blancos

013007A

Cuando hablamos de educación bucal, estamos hablando de algo muy importante para los niños, futuros adultos.

Cuando más temprano empecemos a orientarlos en una buena limpieza bucal, mejor para ellos y sus dientes.

Cada vez hay en el mercado más y más golosinas tentadoras que no ayudan en nada a mantener a las caries fuera de los pequeños dientes.

Lo mejor es empezar como un juego, bien sabemos que los niños son perfectos imitadores, que conciente o inconscientemente ellos hacen y repiten acciones que los adultos hacemos. Pues bien, aprovechemos esta imitación para llevarlos a hacer cosas que nos interesan y que quizá ellos, si son pequeños todavía, no logran entender.

Alrededor de los 2 años, los niños manipulan mucho mejor los elementos con sus manos, es el momento de que empiecen a cepillarse los dientes solitos. Desde luego que no podemos esperar una limpieza profunda, pero si podemos lograr un hábito de higiene fundamental para conservar una buena dentadura.

Iremos juntos al baño y juntos pondremos la pasta dental en nuestros cepillos de dientes y como un juego de “arriba, abajo”, “adelante, atrás”, les vamos mostrando como realizar esta sencilla tarea.

No olvides elogiar y mirar asombrado lo brillantes que estás sus dientes después de cada cepillado.

Una visita temprana al dentista ayudará a prevenir caries, y el profesional nos dirá si es necesario una aplicación de flúor para fortalecer los dientes.

Deja un comentario