Detectar trastornos del lenguaje

Aunque es cierto que los niños aprenden a utilizar el lenguaje a su propio ritmo, la mayoría siguen un calendario similar de desarrollo (los prematuros pueden no sincronizar con este calendario, discrepando en algunas semanas o incluso meses). Si has notado que tu pequeño no parece alcanzar las metas previstas para el desarrollo del lenguaje, y que la diferencia va más allá de unas pocas semanas de la media, coméntaselo a su pediatra. Puede que no sea nada, pero si tu niño tiene cualquier forma de problema o atraso, cuanto antes se diagnostique y se trate, mayores serán los beneficios a largo plazo.

Recuerda, sin embargo, que el calendario de desarrollo del lenguaje es bastante amplio, y que los niños que crecen en hogares donde se habla más de un idioma pueden tardar un poco más en empezar a hablar (aunque esto no afecte negativamente el desarrollo del lenguaje a la larga). Además, puede que tu niño encuentre pequeños obstáculos por el camino. Es posible, por ejemplo, que tu hijo repita varias veces la misma palabra en medio de una frase como forma de conservar tu atención mientras formula el resto de su pensamiento (esto no es lo mismo que tartamudear).

 

Estas pequeñas dificultades son una indicación de que tu niño está aprendiendo, y lo más importante es que pueda hablar con claridad cuando empiece el primer año escolar.
Por regla general, confía en tus instintos de mamá. Si sospechas que algo va mal, habla con el pediatra o un logopeda. Ellos te podrán orientar sobre cuáles son los pasos que debes dar en caso de que se detecte algún problema. A fin de cuentas, tú conoces a tu hijito mejor que nadie.

Fuente de la imagen: http://srnoticias.com

Deja un comentario