Descubriendo nuevos alimentos

Después de una alimentación exclusivamente basada en la leche, el bebé llega a una época llena de novedades para su paladar. Aunque el pediatra sigue siendo el mejor consejero en materia de nutrición, la forma en la que se le introduzcan los nuevos alimentos, con diferentes sabores y texturas, y el ambiente en el que se desenvuelva la comida van a contribuir a fomentar el arte del buen comer.

www.blogdelbebe.com

Durante el primer año de vida, el aparato digestivo del bebé va madurando para poder insalivar y digerir distintos tipos de alimentos aparte de la leche. A lo largo de su segundo año de vida, ya ha madurado lo suficiente como para aceptar gran variedad de alimentos y masticar correctamente, de manera que su dieta puede ser bastante similar a la de los adultos. Cuando introduzcamos un alimento nuevo, hay que ser prudentes y contar con la aprobación del pediatra, pero desde ese momento hay que ir mezclándolo con los ya incorporados y proponer al niño o niña una dieta variada y equilibrada. Además hay que procurar que adquiera unos hábitos alimentarios adecuados.

Una vez que abandona su alimentación exclusivamente a base de leche, hay que empezar a incorporar nuevos alimentos, siguiendo las instrucciones del pediatra. Ya desde este instante empezarán a emitir su opinión particular. Hay que tener paciencia, aprender a comer lleva su tiempo.
A partir de los 6 meses, con sus dientes incipientes, le encantará masticar. Poco a poco se deberá prescindir de las papillas de textura fina y homogénea.

Deja un comentario