Deporte durante la infancia

De todos es sabido el beneficio de realizar algún tipo de actividad física, tanto físico como psíquico. Crear este hábito en nuestros hijos e hijas desde la primera infancia puede ahorrarnos muchos problemas durante la adolescencia. El deporte ayuda a los niños y niñas a desarrollarse física y mentalmente, a estar sano y a relacionarse con otros niños y niñas, sobre todo en los deportes de equipo.

Al igual que elegimos para nosotros y nosotras una actividad que nos guste, es el niño o la niña quien debe encontrar y practicar un deporte que le guste. Debemos dejar que elija lo que más le guste. Al principio puede costarle iniciar o seguir el ritmo, pero con apoyo y la seguridad del padre y la madre, se convertirá en algo que le entusiasme.

No debemos olvidar que los más pequeños y pequeñas deben practicar deportes o realizar actividades que les divierta. De esta forma aumentará su autoestima y perderán cualquier miedo que pudieran tener.

Los beneficios físicos saltan a la vista, pero también los mentales. Les ayudará a tener más confianza en ellos y ellas mismas y es una gran fuente de desarrollo social. Eso si, en el momento en el que ya no les divierta o no se sientan a gusto, será preciso conocer las causas y si es caso, intentarlo con otro deporte. Si el niño o la niña no es muy hábil para ciertos deportes o no le gusta la competición, la natación puede ser la solución.

469510be-000ee-06fb4-400cb8e1

Deja un comentario