Dejar al bebé en la guardería

Para algunos bebés, la separación de su madre o padre después de las vacaciones es una novedad. Para otros, es tan solo un regreso. Pero, en cualquier caso, es un momento importante que hay que preparar por anticipado. Aquí van algunos consejos.

La experiencia de otras madres que ya han pasado por la misma situación puede ser clarificadora. Al hablar con ellas, nos calmamos. Nos enteramos de que también ellas dramatizaron el acontecimiento y que, con el tiempo, se dieron cuenta de que no merecía la pena.

www.webdelbebe.com

Si para los padres y madres es duro separarnos de nuestro hijo, ¿qué no le ocurrirá a él? Según especialistas, cuando a un bebé se le separa de su madre de forma un poco prematura y no deseada, sus reacciones de apego son muy fuertes y el niño se queja enérgicamente. Quiere quedarse agarrado a su madre y se subleva contra esa separación que le imponen. Luego viene el momento de la depresión, en el que el niño deja de quejarse. Por fin, en una tercera fase, el pequeño manifiesta interés por lo que le rodea y se muestra contento de estar ahí. Enseguida se da cuenta de que su madre viene a buscarlo cada vez que lo deja.

Los bebés no están ni mucho menos desamparados ante una separación. No es algo nuevo para ellos, porque han vivido ya la separación más grande: el nacimiento. Tienen recursos para manejar la situación. El bebé es capaz de evocar a su madre o padre con el pensamiento cuando están ausentes para soportar mejor la separación.

Deja un comentario