De la teta al biberón

La mayoría de los expertos en lactancia sugieren esperar hasta que el bebé tenga 3 ó 4 semanas y la lactancia esté bien establecida. Si vas a volver al trabajo, empieza a darle el biberón unas dos semanas antes para acostumbrarlo y tener resuelto cualquier problema que pueda surgir.

Como la succión de la leche exige movimientos de boca y lengua distintos a la succión del pecho, puede que a tu bebé tarde un poco en acostumbrarse. Prueba estas sugerencias para tener una transición tranquila.

www.bebes_embarazo.com                  Dale un biberón un poco antes de la hora habitual de su toma; así estará interesado en comer, pero no con demasiada hambre. De ese modo es posible que se frustre menos al sentir la diferencia de textura y temperatura entre la tetina y el pezón.

Deja que sea otra persona quien le dé el primer biberón. Tu bebé se sentirá menos confuso si se lo das tú misma porque quizás se pregunte por qué no le das el pecho. Por eso, puedes pedir a alguien, tu madre, tu pareja, la niñera u otra madre, que haga esa primera introducción.

Procura no estar en casa. Los bebés pueden oler a la madre a una distancia de al menos 6 metros y darse cuenta de que tú (y tus pechos) andan cerca, aunque estés fuera del cuarto.
Dar el biberón puede ser una acción tan cálida físicamente como dar el pecho si tienes a tu bebé bien cerquita de ti. Pide a la persona que vaya a darle el biberón que pruebe varias posiciones mientras mira al bebé a los ojos y dale a tu pequeño la oportunidad de irse acostumbrando a esta nueva experiencia.

Deja un comentario