De la cuna a la cama

 

cama

Nuestro bebé se ha convertido en un niño pequeño y aquella cuna que le ha acompañado durante toda su vida le es ahora pequeña; llegó la hora de dar el gran paso y comenzar a dormir en una cama.

La transición no es tan fácil como se cree. Normalmente se hace alrededor de los dos a los dos años y medio de edad, y debe ser un cambio paulatino y organizado para no causarle miedos y ansiedades.

Primero podemos intentar que el niño duerma la siesta en la cama o juegue sobre ella. Es importante que la sienta como propia. Si es posible, que él elija sus sabanas y cobertores, así sentirá mayor control sobre el nuevo medio.

Como dormir en una cama es una experiencia nueva, deberemos adoptar algunas medidas seguridad tanto para evitar caídas desde ella, como para la nueva libertad que gana el chico, teniendo ahora la posibilidad de salirse de ella cuando le plazca.

Hagamos sentir al niño que se trata de un gran paso en el camino a convertirse en un niño grande, pero también debemos hacerle sentir que aún tiene derecho a sentir miedos y buscar cariño y consuelo.

Deja un comentario