De campamento en familia

El verano no sólo es sinónimo de sol y días interminables fuera de la escuela tanto para los chicos como las madres, sino que también apunta al periodo en que toda la familia se tomará una o varias semanas juntos para compartir lejos de casa.

Tristemente, éste año golpeó con rudeza la economía de varias familias, por lo que la idea de repetir esas vacaciones en hoteles o rentando una casa o cabaña quedan fuera. Por ello llegó la hora de buscar una opción más económica y para ello nada mejor que salir de campamento.

familia-acampar

 

No necesitan mucho dinero ni ir demasiado lejos. Lo mejor es visitar alguna reserva ecológica o parque nacional donde esté permitido el acampar y estén disponibles los servicios básicos. El costo por día de un sitio para la familia no es alto y así se asegura cierto nivel de comodidad.

Luego necesitamos una o varias carpas, sacos de dormir y una cocinilla. No es necesario adquirir todos los elementos. La mayoría de los chicos tienen bolsas de dormir que usan en piyamadas y los adultos podrán adquirir las suyas considerando que les darán más de un uso. Lo mismo para las carpas.

Ahora sólo queda seleccionar el lugar, subirse al coche y compartir unas vacaciones en las que padres, niños y naturaleza serán compañeros de aventura, descubriendo cosas nuevas y de paso aprovechando tiempos de calidad en familia que no suelen darse en la ciudad, playa o lugares donde cada uno se va por su lado.

Si es que los chicos quieren pasar tiempo jugando entre ellos, seguro que encontrarán allí a otros niños de su edad para divertirse a lo grande mientras los adultos practican actividades que ya creían olvidadas. Unas vacaciones que de seguro no olvidará.

Imagen: Femenino

Deja un comentario