Culito encendido

Muchas veces, cuando vamos a cambiar a nuestros hijos vemos que tienen el culito encendido, a veces por el propio roce del pañal, por la orina o las deposiciones, porque le duelen los dientes,… Hay mil y un motivos por el que puede irritársele la piel a un bebé y más aún la del culito.

Antiguamente no existían tantas cremas como existen ahora y nuestras madres o abuelas solían utilizar otra clase de "tratamientos" que daban también muy buen resultado y que considero que no se deberían perder, sobretodo cuando ya se ha probado con todas las cremas habidas y por haber y no hemos obtenido un buen resultado con ninguna de ellas.

La solución que ellas daban para esos culitos era, simplemente, una infusión de manzanilla. Se trataba de hervir una taza de agua con unas hojas de manzanilla dejándola reposar unos minutos, para que el agua tomara las propiedades de la manzanilla y colando el agua.

Después cogían una gasa grande y la empapaban en la manzanilla (debía estar templada o fría) de manera que se la pudieran poner al bebé en el culito durante varias veces al niño. Yo misma la he probado y funciona, incluso mejor que las cremas que existen hoy en día, quizás porque los remedios naturales, algunas veces, son mejores que los avances, y estaremos seguras de que estamos utilizando algo completamente natural que no dañará la piel del bebé ni le producirá reacción.

Hay muchos otros remedios que podemos usar con los niños para aliviarles algunas infecciones o para calmarlos pero siempre teniendo en cuenta que no debemos arriesgar la vida del niño sólo por utilizar cosas naturales y no acudir al pediatra.

Deja un comentario