Cuidados de la piel durante en el embarazo

Una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre en el embarazo  es nuestra piel. Manchas y estrías son bastante comunes y muchas veces  las damos como un evento más de la gestación. Pero existen ciertas rutinas que se pueden seguir que si bien no prometen una piel de porcelana, pueden permitirnos otorgar el mejor cuidado posible a la zona más extensa de nuestro cuerpo.

 

Las estrías son quizá una de las marcas más molestas, ya que son permanentes y su forma nos recuerda a feas cicatrices. Son consecuencia del rápido estiramiento de la piel, propio de un embarazo. También hay factores hereditarios que predisponen a su formación y el aumento desmedido de peso no ayuda mucho que digamos.

 

 Una buena forma de prevenirlas es utilizar cremas hidratantes ricas en Vitamina E y colágeno, para mejorar la capacidad de estiramiento de tu piel. El Aloe Vera también es muy recomendado, ya que evita la resequedad. La utilización de un jabón neutro a la hora del baño es fundamental, ojala en presentación líquida. Nunca hay que olvidar la necesidad de permanecer bien hidratadas. Si las estrías llegan a aparecer nunca deben exponerse directamente al sol, ya que adquirirán una tonalidad café o roja permanente.

 

Las molestas manchas oscuras que suelen aparecer en la cara y el cuerpo se denominan Cloasmas y suelen ser causadas por los cambios hormonales del embarazo al aumentar la concentración de pigmentación en ciertas zonas de la piel. El tomar precauciones al exponerse al sol e utilizar cremas protectoras nos ayudaran a evitarlas. Si aún así tiendes a desarrollarlas no te preocupes, pues la gran mayoría tienden a desaparecer después del embarazo.

 

Ahora ya sabes, a través de simples pasos y cuidados puedes proteger tu piel de molestos cambios, que si bien son de carácter estético, nos juegan una mala pasada a la hora de ponernos un traje de baño o simplemente en nuestra autoestima y cuidado personal.

Deja un comentario