Cuidado con alabar excesivamente a los chicos

Los padres de hoy saben de la importancia de felicitar y alabar a los niños por sus logros, pero el hacerlo con demasiado frecuencia puede resultar perjudicial, ya que el chico siente que debe ser premiado o alabado por cada cosa que hace, perdiendo incentivo para esforzarse o superarse.

“Que inteligente eres,” “eres el mejor para dibujar,” “eres un genio para las matemáticas,” etc., se encuentran entre las frases que solemos repetir a nuestro hijos día a día, buscando que tengan una autoestima alta y una propensión a triunfar.

Pero al alabarlos mucho sólo logramos hacer que se sientan invencibles y que ante cualquier fracaso se caiga del pedestal, provocando frustraciones, ya que su nivel de autoexigencia es muy alto.

Los expertos recomiendan felicitar a los chicos ante sus logros y también por el esfuerzo que hacen ante cualquier tarea, aunque no obtengan resultados altos, ya que así se estimulan a dar lo mejor de si, pero sin la exigencia de ser perfectos en cualquier cosa que hagan.

Aquellos niños que reciben alabanzas ante cualquier cosa, se sentirán atraídos hacia las tareas más fáciles como forma de obtener siempre resultados altamente positivos. En el caso de los pequeños a los que se les felicita por el esfuerzo, ellos preferirán aquellas actividades que requieran dedicación y puedan ayudarles a superarse.

Así que a medir las alabanzas y buscar estimular a los chicos a ser mejores sin importar que no lleguen al primer lugar, sino que se superen a través del trabajo y esfuerzo, total en nuestras mentes siempre serán el número uno y eso lo saben.

Deja un comentario