Cuando los padres no están

 

La necesidad de planear para los años de vejez, es una tarea que todos nosotros debemos enfrentar, pero es de particular importancia, y muchas veces difícil, para los adultos con discapacidad mental y las familias que los cuidan.

El número de de individuos con discapacidad mental que alcanza la ancianidad continúa aumentando debido a la mejor calidad de atención médica. anto el indviduo discapacitado como su familia, enfrentarán cambios que incluyen la salud, el núcleo de apoyo y la transición el trabajo a la jubilación.

 La falta de planificación puede resultar en decisiones de emergencia que crearán dificultades tanto para el individuo discapacitado como para sus hermanos u otros familiares.

1- ¿ Ud. Y su familia han pensado cómo quisieran que su hijo con discapacidad viva cuando Ud. no esté?

2-¿Quién será el curador?

3¿Cuál es su entendimiento acerca de los subsidios que le corresponden  a su hijo/a con discapacidad?

4-¿Ha pensado ahorrar para el futuro de su hijo?

5-¿Tendrá su hijo una cobertura médica adecuada?

6.¿Tiene hecho un testamento?

7-¿ Ha redactado una carta de intención?

 

Una vez superados los obstáculos emocionales que impiden pensar en el futuro de nuestro hijo/a discapacitado,los padres estamos en condicipones de empezar a trabajar en la redacción de una carta de intención y en los aspectos legales que le permitirán planificar el futuro.

Deja un comentario