Cuando el bebé se queda en el hospital

Algunos bebés nacen prematuros o con algún problema clínico y, en vez de irse a casa con su madre y su padre, deben permanecer ingresados un tiempo más de lo normal. Unas veces días, pero otras incluso meses.

Ninguna madre o padre está preparado para marcharse a casa sin su bebé, por muy bien atendido que esté en el hospital y está separación suele causar dolor, decepción y desconcierto.

En cualquier caso, su presencia y la del padre son fundamentales para que el niño o la niña salga adelante. El contacto piel a piel, las caricias y el amor son esenciales para que el bebé se desarrolle física y emocionalmente. Para los prematuros esta necesidad es aún mayor. Por eso, a pesar del ingreso en el hospital cada vez se fomenta más el método canguro. Consiste en coger al bebé y ponerlo en contacto directo con el pecho desnudo del padres y de la madre y darle de mamar, acunarle, acariciarle…

www.hazteoir.org

Otro aspecto fundamental es la confianza en el personal médico. La comunicación e interacción entre padres, madres y el personal es muy importante para la pronta recuperación del bebé.

Deja un comentario