Creando con plastilina

 

darabuc-carbassa-plastilina

Uno de los mejores materiales para usar con los pequeños es la plastilina. No sólo les permite crear formas y figuras, sino que además es un excelente elemento para ayudarles a desarrollar su motricidad fina, ayudando a precisar los movimientos de dedos y manos.

Es fácil de encontrar en cualquier tienda y existe una gran variedad de colores. Lo importante es encontrar una marca que no sea tóxica, ya que muchas fábricas tienden a descuidar ese aspecto y son los padres y maestras los que debemos preocuparnos de la seguridad de los niños, sobretodo los más chiquitos que suelen llevarse todo a la boca.

Yo prefiero utilizar la llamada “Súper masa” o “Play Doh”. Es algo más cara, pero no tiene ningún nivel de toxicidad, no deja olor ni mancha. Además es muy fácil de usar, sobretodo para los niños más pequeños (La uso con uno de dos años)

Una opción muy recomendada y además muy económica y divertida, es preparar nuestra “masa” en el hogar. Sólo necesitamos harina, agua, y algo de sal para ayudar a conservarla. Hacemos una mezcla con la consistencia suficiente para poder crear formas, y dejamos que los pequeños se diviertan. Una vez que las creaciones estén listas las dejamos secar (para que sea más rápido podemos utilizar un secador de cabello). Una vez endurecidas, los niños las pueden pintar con tempera. Doble diversión.

Deja un comentario