Cosas que debemos saber por si nos toca cuidar adultos mayores

Como mamás, como encargadas de la casa, o simplemente como mujeres y seres humanos, probablemente algún día nos toque (si no es que ya estamos en ello) cuidar de un familiar de la tercera edad. Y hay tanto que no sabemos respecto a cómo reaccionan las personas mayores ante la propia recepción de cuidados, la hospitalización domiciliaria, o las cosas que les ocurren día a día.

Por ejemplo, algunas personas mayore desarrollan ciertos síntomas o comportamientos en respuesta ante una caída, que no tienen nada que ver con la traumatología física. Pueden llegar a expresar un miedo aumentado o incrementado a caer, que puede traer como consecuencia un deterioro emocional, psicológico o problemas sociales. Sabemos que el miedo a caer se menciona normalmente como un resultado de padecer una caída, pero en general, no nos preguntamos mucho el por qué. ¿Todos los adultos mayores pasan por este proceso? ¿Cuál es la respuesta psicológica más común ante una caída? Algunos estudios muestran que la presencia del miedo a caer es mayor en las mujeres, que se incrementa con la edad y que está muy asociado con un decremento en la satisfacción vital, una fragilidad incrementada y un estado de ánimo depresivo. Otro factor que incide mucho en que las personas mayores sientan ese miedo incrementado (casi diríamos pánico) a volver a caer, es el padecr problemas de equilibrio o estar en condiciones de salud, económicas o físicas precarias. Si tomamos todo eso que dicen los estudios, podríamos decir que las mujeres mayores que poseen problemas de movilidad ligadas a su edad, o que no tienen un buen sustento económico, serían las más proclives a sufrir consecuencias psicológicas graves después de sufrir una caida. ¿Qué es lo que más miedo les da? Perder por completo su movilidad, o no tener los medios económicos para lidiar con las posibles consecuencias de las heridas sufridas ante una caída. Todo ello hace que sean ellas mismas las que limitan su movilidad y su actividad física.

Por ello, es importante que si estamos al cuidado de un adulto mayor (sobre todo si es una mujer), y esta persona sufre una caída, procuremos que durante su proceso de rehabilitación, reciba algún tipo de ayuda psicológica que le permita no caer en este círculo vicioso de miedo-auto restricción de movilidad-debilitamiento y probable nueva caída.  

Deja un comentario