Cortarle las uñas y limpiarle la nariz

Una de las cosas que más dificultades nos encontramos cuando tenemos hijos es a la hora de cortarles las uñas porque muchas veces tememos cortarles demasiado o éstos no se están quietos y tememos hacerles daño.

Las uñas de las manos y de los pies de los pequeños deben cortarse con tijeras de punta roma, es decir, tijeras redondeadas, como las que se usan para las manualidades para los niños.
 
Las uñas, al igual que las nuestras, han de cortarse siguiendo la línea de los dedos mientas que las de los pies no deben cortarse los ángulos laterales para evitar así que se encamen (que se les claven).
 
La frecuencia de corte de las uñas dependerá de cada niño ya que cada uno tiene un crecimiento distinto: pueden llegarse a cortar varias veces a la semana o bien cada 7-10 días, no hay un término medio en esto porque dependerá del pequeño y de su uso.
 
Con respecto a la nariz, para limpiarlos es otra dificultad añadida porque los niños no suelen dejarse que se les puedan limpiar los mocos y mucho menos intentar sacárselos. Para ello lo mejor es utilizar un algodón enrollado humedecido y, cuando esté indicado, unas gotas nasales (que harán que salga todo).
 
Si el pequeño tiene dificultad para respirar (por mocos o cualquier otra cosa), lo mejor es usar un aspirador de pera para poder ayudarle a respirar mejor (ese aspirador eliminará las mucosidades, no todas pero al menos ayuda).

Así nuestro bebé estará siempre limpito de la nariz y no podrá hacerse daño con sus uñas.

Deja un comentario