Control del niño sano

Cuando nuestro hijo está enfermo, lo primero que hacemos es recurrir al pedíatra, médico encargado de ocuparse de la salud del niño y que le acompañará durante toda su infancia, siendo una persona de confianza para los padres.

 pediatra1 Pero las visitas al pedíatra no son sólo para los momentos de enfermedad, sino que también algo necesario de hacer cuando el chico está saludable. Para ello existe el llamado “Control del niño sano,” una consulta periódica en donde el profesional revisa al pequeño, midiendo sus progresos y que se encuentre en el nivel deseable para su edad.

En ellos el profesional será capaz de detectar posibles problemas antes que presenten síntomas evidentes, como también medir la progresión de factores como su estatura, peso, habilidades sicomotoras, etc.

La frecuencia con que se realizan estos controles varía según la edad del niño. En bebés parte como algo mensual, y a medida que crecen se transforma en una visita anual, algo que se extiende hasta la adolescencia.

Ningún control es igual a otro, ya que todo depende de la edad del chico. Muchas veces el médico puede pedir exámenes o indicar vacunas. También es un momento donde padres e hijos pueden plantear sus dudas al profesional, recibiendo respuestas que les ayudarán a tener un proceso de crecimiento sano e informado.

Imagen: Pontenova

Deja un comentario