Control de la cabeza

Al nacer, el bebé posee escaso control sobre su cabeza porque los músculos de su cuello están todavía bastante débiles. Desarrollará esta destreza, que es la base de todos los movimientos posteriores como sentarse y caminar, poco a poco durante los primeros seis meses de vida.

Es probable que tu bebé sea capaz de levantar la cabeza cuando cumpla un mes de vida, y de mantenerla erguida mientras está sentado a los 4 meses. A los 6 meses debe de tener los músculos del cuello suficientemente fuertes como para mantener el control de la cabeza.

Hacia el final del primer mes tu bebé debe de ser capaz de levantar la cabeza brevemente y moverla de lado a lado mientras está tumbado boca abajo. Entre las 6 y 8 semanas, si es especialmente fuerte, elevará la cabeza cuando está tumbado de espaldas. Cuando lo lleves en brazos, apoyado sobre tu hombro, tendrá control suficiente como para mantener erguida la cabeza, aunque no por mucho tiempo. También tiene fuerza para mantenerla erguida mientras está sentado en el asiento del coche o en una mochila portabebés frontal. Para llevarlo en un cochecito de hacer jogging o en una mochila portabebés que se lleva a la espalda es mejor esperar hasta que mantenga la cabecita levantada sin tu ayuda.

A los 6 meses tu bebé ya será capaz de mantener la cabeza quieta y erguida; la flexionará hacia adelante cuando lo coloques en posición sentada.

Una vez que el bebé establece un buen control de su cabeza puede avanzar a la siguiente fase: sentarse, rodar o darse la vuelta cuando está echado en el suelo y gatear. El control de la cabeza también es necesario para poder tragar alimentos sólidos y sentarse en una silla alta.

Deja un comentario