Contra las rabietas

Entre los dos y los ocho años es frecuente que los niños y niñas tengas rabietas cuando no consiguen lo que quieren. Muchos padres y madres no saben cómo tratarlas y en ocasiones la situación se descontrola. Sobre todo si estamos en un lugar público y hay gente a nuestro alrededor.

En primer lugar debemos entender qué es y por qué tienen lugar las rabietas. Los niños se enfadan ante situaciones que no comprenden, ya que en otras situaciones similares la respuesta ha sido afirmativa. Por ejemplo, si siempre le dejamos tomar un dulce después de comer y un día no, aparece la rabieta. Su mente no llega a entender qué ha cambiado para que se de la negativa.

La meta es hacer entender a los y las menores a que no siempre una situación es sí o no, sino que depende de muchos más factores. Por ejemplo si antes de comer le hemos dado alguna chuche o si ha comido mal y no se merece el dulce. En ningún caso una rabieta debe solucionarse dando al niño o a la niña todo lo que pide.

233270a

Por otro lado, debemos determinar la naturaleza de la rabieta. Si ésta sucede porque el niño o la niña sólo desean llamar la atención de los progenitores estamos ante un conflicto más grande e interiorizado que requiere una mayor profundización en el problema.

Deja un comentario