Contra la obesidad infantil

Según los últimos estudios a nivel mundial, la obesidad infantil está creciendo alarmantemente y causará graves problemas de salud en un futuro no muy lejano. Por eso, es muy importante, que desde el principio, los padres y las madres tomen conciencia del problema y tomen cartas en el asunto.

Una dieta sana y equilibrada es esencial para todas las personas, tanto adultas como menores. Si esta filosofía se implanta desde los inicios, será mucho más sencillo que nuestros hijos e hijas aprendan a comer bien. Hay estudios que dicen que ya desde que están en la tripa de la madre, los bebés van cogiendo el gusto a los alimentos que ingiere.

No hay una norma básica de cuanto debe comer un niño o una niña. Generalmente los niños comen más, pero depende de las necesidades de cada uno de ellos. Es importante intentar reducir el consumo de grasas saturadas y bollerías industriales y aumentar el de fruta, verdura y pescado.

obesidad%20infantil

Otra posible causa de la obesidad infantil es el sedentarismo de nuestros hijos e hijas. Antes, pasábamos todo el día jugando en la calle: canicas, policías y ladrones, balón prisionero, escondite…Estos maravillosos juegos se han sustituido por consolas, ordenadores y televisión. Por eso debemos intentar que los niños y niñas sean más activos, por ejemplo, practicando después del colegio algún tipo de deporte. Otra opción, que además nos vendrá bien a toda la familia, es organizar excusiones o salidas el fin de semana.

Deja un comentario