Contra la explotación infantil

Mientras nosotros y nosotras pensamos en tener niños y niñas para darles todo lo mejor, en países del Tercer Mundo sigue funcionando de una forma alarmante la explotación infantil en el trabajo. Y deberíamos tomar conciencia de ello.

Por ejemplo, en el sur de Asia trabajan más de 100 millones de niños y niñas, de los que un 20% hacen jornadas de 13 horas diarias por un sueldo de entre 15 y 20 euros al mes. La explotación infantil es muy común en las curtidurías, donde no se respetan las más mínimas medidas de seguridad e higiene.

En Latinoamérica, donde trabajan 17 millones de niños y niñas de entre 5 y 17 años, las ganancias suponen del 10 al 20% de los ingresos de sus familias. La industria de la minería, los lavaderos de oro, así como la extracción artesanal de oro, los secadores de piedra pómez y la fabricación de ladrillos son alguno de los destinos de estos niños y niñas.

explo

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), "el trabajo forzoso, la esclavitud y el tráfico criminal de seres humanos en especial mujeres y menores están creciendo en el mundo y adoptando nuevas e insidiosas formas". El reclutamiento obligatorio de niños para conflictos bélicos está también en auge.

Las largas jornadas y las penosas condiciones en que estos niños y niñas realizan su trabajo impiden su acceso a la educación, los agota física e intelectualmente y, al mismo tiempo, provocan en esos países graves efectos socioeconómicos, como el aumento del desempleo en la población activa, pues ocupan el puesto de trabajo de la población adulta.

www.monografias.com

Deja un comentario