Consejos para principiantes: Cambiar el pañal a nuestro bebe

Un bebé necesita al día muchos cambios de pañal, sobretodo al principio porque los padres no queremos que esté mojado mucho tiempo. Como en el bebé son muy frecuentes las irritaciones o escoceduras, sobre todo en la zona del pañal ya que su piel es muy delicada, conviene cambiar con frecuencia los pañales para evitar estas complicaciones.

Antes de ponernos a cambiar el pañal a nuestro hijo conviene tener las manos limpias, bien lavándose con agua y jabón o utilizando las toallitas húmedas.

Debemos colocar el pañal de tal manera que el niño esté cómodo, es decir, no debemos apretárselo demasiado para que no le moleste, pero tampoco debemos dejarlo demasiado holgado porque puede haber escapes de orina.

El procedimiento de colocar el pañal es muy sencillo, y es un momento que tanto los padres como los educadores pueden utilizar para potenciar algunas capacidades de tipo afectivo (besos, caricias, y por tanto una forma de comunicarse), motriz y del lenguaje (momentos para hablarle y dirigirle palabras de cariño).

Este proceso podemos resumirlo en dos pasos:

1. Tumbamos al niño sobre un cambiador o toalla, lo cogemos por los pies, para elevar la pelvis, y colocamos debajo el pañal, teniendo cuidado que la parte media del pañal quede a la altura de los genitales.

2. Bajamos las piernas del niño, levantamos la parte delantera del pañal y lo cerramos con las cintas adhesivas.

De esta forma el bebé estará limpito y nosotros nos quedaremos tranquilos porque sabemos que lo hemos hecho bien, al menos hasta dentro de 3 horas que haya que volverle a cambiar el pañal.

Deja un comentario