Consejos para elegir el pedíatra ideal para nuestros hijos

A diferencia de otros médicos a los que se consulta en situaciones puntuales, el pedíatra será el especialista encargado de la salud del niño hasta los 18 años sin importar si se encuentra enfermo o se trata de una consulta preventiva. Junto a los padres, armaran un equipo para lograr que nuestros bebés y niños lleguen a la adultez felices y sanos.

pediatra Elegir al pedíatra no es fácil, por lo tanto no es una tarea que debe hacerse a la ligera. Es normal que pasemos por dos o más médicos hasta quedarnos con uno que nos de confianza y establezcámonos una relación donde nuestros hijos serán lo más importante.

Lo más usual es llegar a un médico por recomendaciones de amigos y familiares, los que ya tienen experiencia con dicho pedíatra y pueden informarnos acerca de sus costumbres, forma de trato e incluso su disposición en caso de urgencias.

Como padres existen ciertos puntos que debemos examinar antes de quedarnos con aquel profesional que será nuestro aliado por 18 años.

Lo primero está en conocer su nivel profesional y grado de especialización. No es lo mismo quedarse con un pedíatra cualquiera, a elegir a uno con especialidad en prematuros en caso que nuestro hijo haya nacido antes de tiempo. Lo mismo en caso de chicos que presenten alguna enfermedad crónica o retraso del desarrollo.

Segundo viene la impresión que tengamos durante el primer encuentro. Los padres hacen una especie de “entrevista” al profesional en busca de puntos comunes y afinidad con su forma de pensar y proceder en la crianza.

Otro punto crucial es conocer el modo de trabajo del doctor. ¿Cuál es su disposición en caso de emergencias? ¿Es posible contactarlo por teléfono a toda hora o sólo en horarios de oficina? ¿Hace visitas a domicilio? Todo lo anterior será importante en caso de emergencias médicas o dudas acerca de cómo proceder ante los síntomas de nuestro niño.

Aunque venga muy bien recomendado y nos agrade, tener un pediatra que atienda muy lejos de casa es poco práctico, sobretodo por los escasos tiempos que tenemos y los riesgos de llevar a un niño enfermo a un lugar demasiado lejano.

Aunque sabemos que la salud de nuestro niño va antes que todo, es preferible saber si el doctor tiene alguna afiliación o convenio con nuestro seguro de salud, ya que es imposible saber cual será nuestra situación económica en el futuro.

Algo crucial es que nuestro pedíatra esté dispuesto a recibir o hacer consultas con otros especialistas en caso de que el niño lo requiera. Un médico que atienda en un hospital o centro medico grande, estará siempre rodeado de profesionales que sean de su confianza.

Ahora la decisión queda en los padres, los que revisando los puntos anteriores, harán una elección para asegurar sobre todo el bienestar de los hijos.

Imagen: El Confidencial

Deja un comentario