Consejo: no aceptes consejos

El primer consejo que daría a una mujer embarazada es que no haga caso de los consejos. Cuando estás embarazada o acabas de dar a luz, todas las mujeres de tu alrededor son expertas en el tema y te agobian dándote consejos para todo. Entre la inseguridad de primeriza y la información contradictoria te vuelves loca. Que si toma cerveza para la leche, que si no bebas nada, dale pecho cada tres horas aunque llore, dale siempre que pida, túmbale boca abajo, mejor boca arriba…es desesperante.

Generalmente lo mejor es fiarse del pediatra, que está al día de las últimas investigaciones o leer revistas o libros sobre el tema. Pero sin duda es importante confiar en una misma porque al final cada bebé es diferente y cada una conoce a su hijo/hija. Poco a poco vas cogiendo trucos sobre cómo hacer que coma mejor o sobre qué cosas le ponen nervioso o le ayudan a dormir. Con esto no digo que no haya que escuchar a quienes ya han pasado por lo mismo, pero en muchas ocasiones lo que era bueno cuando ellas fueron madres, ahora se ha comprobado que no lo es. Otras veces se trata de recursos que funcionaron con sus hijos, pero que no tienen por que funcionar con el tuyo.

Y un aviso para las madres y suegras que suelen estar encantadas de aconsejar, tal vez en exceso, y a veces incluso llegan a creer que los hijos son suyos. Que quede claro que, experta o inexperta, la madre eres tú y tuya será la última palabra sobre cómo hacer las cosas. Y tranquila, seguro que te equivocas ¿o es que hay alguna madre perfecta?

Deja un comentario