Con tripa, pero sexy

Hay quien durante el embarazo se siente gorda y poco atractiva. Sin ir más lejos, acabo de hablar con una amiga que andaba medio triste porque no le apetece ir a cenar con los amigos a causa de su tripa. Sin embargo, otra amiga me decía que ella cuando estaba en estado se sentía plena, completa, y que el resto de las mujeres le parecían vacías. Tampoco es eso, pero hay que quererse. Es difícil aceptar los cambios en el cuerpo propio cuando suceden en tan poco tiempo. Aún así, sigue siendo nuestro cuerpo. Yo durante el embarazo me sentía guapísima e incluso sexy. Es cierto que en el subconsciente, sobre todo para lo hombres, la mujer que es madre no puede ser sexy, son roles antagónicos. Pero hoy en día esa relación es falsa, las madres también somos mujeres sexuales. De hecho, ya se ha hecho habitual ver a las famosas embarazadas y desnudas en las portadas de las revistas. Y la verdad es que son fotografías preciosas. Mi madre siempre me cuenta que estando embarazada de mí, un hombre le dijo por la calle que qué sexy era.

Lo peor es cuando aún no se sabe bien si estás embarazada o has engordado. Yo procuraba sacar más tripa para que quedara claro que no era por la cerveza, jaja. Si te cuesta identificarte con esa del espejo, te recomiendo que visites una boutique para embarazadas. ¡Hay cosas preciosas! Y si te da dolor de bolsillo gastar tanto sólo para unos meses, visita la sección de futura mamá de tiendas más económicas como H&M o Benetton o pídele algo a alguna amiga que haya sido madre. El lucir ropa nueva siempre nos hace sentirnos mejor y contribuye a que vayamos aceptando nuestra nueva imagen. Y haz como las famosas ¡sácate fotos! Siéntete sexy, al fin y al cabo ahora eres más mujer que nunca.

Deja un comentario