Compartiendo intereses y formando lazos

 

madre_hija_beso_herbalife

Una de las mejores maneras en las que padres e hijos pueden acercarse y pasar tiempo juntos es compartiendo intereses comunes. Es bastante normal que un padre y su hijo gusten del mismo equipo de fútbol y disfruten de los partidos, o que las madres compartan con las niñas su gusto por el ballet.

Desde muy pequeña mi padre compartió con mi hermano y yo el fanatismo por un equipo de fútbol. Nunca fui excluida por ser niña. Realmente disfrutaba de compartir esos domingos en el estadio. Mi madre comenzó a llevarme a ballet a los 6 años, vimos obras clásicas, las que me explicaba y rápidamente me convertí en una amante de la música y el baile.

Otra manera de estrechar lazos es a través de hobbies como las colecciones. Muchos adultos guardan tesoros de su infancia como autitos o muñecas. Compartirlos con sus hijos tiene un valor sentimental único, el lazo que se genera cuando los chicos descubren la infancia de sus padres es hermoso. Mi padre tenía un juego de mesa que él mismo había fabricado de pequeño y con el que nos encantaba jugar, también coleccionamos estampillas juntos.

Las actividades conjuntas son uno de los recuerdos más lindos que quedan de la infancia. En la adolescencia se hace más difícil compartir cosas juntos, pero los gustos compartidos quedan, podemos seguir viendo ballet o lleno al estadio, está vez como amigos.

Deja un comentario