Cómo cuidar y divertir a los pequeños en temporada de frío

Como mamás, a veces el invierno o la temporada de frío es un rompecabezas difícil de armar. Es necesario que permitamos que los pequeños se acostumbren al frío y la lluvia, que lo disfruten, pero esto no siempre es posible, puesto que a veces las tormentas, el exceso de lluvia o el propio hecho de que anochezca más temprano no nos permite disfrutar a plenitud de la naturaleza. En todo caso, es importante que para disfrutar adecuadamente del exterior, los pequeños estén suficientemente abrigados (ni poco, ni demasiado), con chaquetas impermeables pero a la vez cálidas, calzado adecuado, que todas estas prendas de vestir sean fáciles de quitar cuando se ingresa a un lugar en el que hay calefacción…en fin, un rompecabezas cada que los chicos van a la escuela o que decidimos salir en familia.

Pero la otra cara de la moneda, quedarnos en casa, tampoco es fácil. Los pequeños extrañan el parque, las salidas, el contacto con la naturaleza y permanecer “encerrados” no les resulta muy sencillo. Es por ello que el tiempo que pasemos con ellos, ya sea por las tardes o en vacaciones invernales, sea tiempo de calidad que les permita sentirse cómodos en casa, disfrutar de esta temporada y no detestar el invierno (sobre todo el larguísimo mes de enero, pues el final de las fiestas navideñas suele ser duro para pequeños y grandes).

Entre las actividades que se pueden realizar para cuidar de los pequeños (fortaleciendo sus defensas y enseñándolos a disfrutar el tiempo al interior) y a la vez hacerles pasar un momento divertido y agradable, están:

  • Ideas para divertirse en la cocina: preparar bebidas calientes (chocolate, tés, leche con distintas y diferentes hierbas), galletitas saludables, pastelitos caseros. A los pequeños les encantan las meriendas dulces, pero si podemos cocinar algo en casa, más natural y además, en su compañía, no sólo estarán felices, sino que podrán beneficiarse de alimentos como las frutas cítricas o el jengibre que fortalecerán sus defensas.
  • Leer. No hay mejor forma de pasar el tiempo al interior de la casa que leyendo. Leer con y para los niños es un momento privilegiado extraordinario que los estimula, los divierte, los calma. Y no sólo leer con ellos es fabuloso. Hacer momentos de lectura, en que papá o mamá lean solos pero al lado de los niños mientras éstos tengan libros a su alcance, fomentará en ellos el hábito de la lectura.
  • Hacer pequeños proyectos manuales. Esta actividad es divertida, permite a los pequeños ocuparse, aprender, divertirse con mamá o papá y les permite concentrarse y ejercitar su imaginación y su creatividad.
  • No mantener la calefacción muy elevada: fundamental. Podemos hacer las actividades que queramos o simplemente fomentar momentos de “aburrimiento” creativo en los pequeños, todo será mejor en un ambiente tibio pero no excesivamente cálido. La temperatura ideal del salón está entre 19° y 20°, los dormitorios pueden estar un poco más frescos.

One comment

Deja un comentario