Comedores o Comida Casera

Muchos padres se encuentran con la decisión a la hora de matricular a los niños en las guarderías y colegios de la pregunta por parte de las directoras "¿Quieren comedor?" a lo cual los padres ya saben la respuesta pero otros no saben qué decir porque, por un lado, le ven beneficios, pero por el otro piensan que quizás la comida de un comedor no sea la más adecuada para su hijo.

Si bien es cierto que un comedor escolar pueden ocurrir más accidentes en cuanto a la higiene de los alimentos, cosa que no debe ocurrir, ya que se toman todas las medidas pertinentes para ello, también es verdad que muchas veces la comida de los comedores no está tan buena que la que hace su madre o padre en casa y eso los niños lo notan mucho.

Hay una serie de ventajas e inconvenientes que tiene un comedor frente a la comida casera del día a día. Entre ellas está:

VENTAJAS:

- Aprenden a comer de todo.

- Les enseñan a comer ya que no podrá levantarse de la mesa sin antes haber terminado la comida (o al menos eso es en términos teóricos, después ya sabemos que con los niños hay que pasarles a mano muchas veces, unas porque está cansado, enfermo,… Y otras porque lo vemos con desgana, que no quiere comer, no puede o le produce demasiado asco la comida).

- Tiene un horario fijo para las comidas.

INCONVENIENTES:

- Pueden ocurrir accidentes de alimentación (algo de lo que sea alérgico el niño).

- Higiene en los alimentos o de las personas que los preparan que puede no ser la óptima.

De cualquier modo la decisión sólo nos atañe a nosotros y debemos hacernos la pregunta de si estamos preparados para enseñar a nuestros hijos a comer de todo sin que sus lágrimas, llantos y pataletas nos hagan dar marcha atrás.

Deja un comentario