Combatir los gases

Una de las molestias más comunes a lo largo del embarazo es la acumulación de gases que producen distensión abdominal y un leve dolor continuo.

Son varias las razones que causan esta retención de aire. Una de ellas es el aumento del tamaño del útero que desplaza y comprime el intestino hacia los lados.

Una segunda causa es hormonal. La progesterona disminuye los movimientos intestinales y ralentiza la digestión. Por eso, se recomienda comer sentada y despacio, masticando bien cada bocado. Además, es conveniente comer menos cantidad en cada ocasión, aunque la ingesta de alimento sea más frecuente. Esto facilitará las digestiones.

Resulta evidente que habrá que evitar los alimentos flatulentos (legumbres, coliflor…) así como bebidas que contengas gas.

Asimismo se recomienda permanecer de pie o andar durante 15 minutos antes de tumbarnos a echar la siesta después de comer.

Las infusiones digestivas como la manzanilla, la tila o el hinojo después de las comidas impiden la formación de gases y alivian el dolor. También se recomienda consumir alimentos astringentes (plátano, arroz, zanahoria…) de forma moderada para evitar los gases pero sin que provoque estreñimiento.

Por último, resulta adecuado practicar los ejercicios abdominales que se enseñan en los cursillos de preparación al parto.

gases

Deja un comentario