Combatir las anomalías craneofaciales

Según un estudio de la Clínica Universitaria de Navarra (CUN), cerca de 14.000 lactantes sufren cada año en España plagocefalia postural, un problema estético que no afecta al desarrollo intelectual de los niños y niñas.

Esta anomalía de debe a presiones en el cráneo del bebé, ya sea durante la vida fetal, en un parto complicado en el que se utilicen forceps o ventosas o por la postura del bebé a la hora de dormir.

Como al nacer el cráneo del bebé es moldeable y todavía los huesos no han soldado, un casco específico para ellos es la mejor solución para mejorar su estética. La ortesis craneal se pondrá en práctica a partir del tercer mes de vida del bebé y si por medio de métodos naturales la forma de su cabeza no ha mejorado.

El periodo de máximo beneficio de la ortopedia está entre los tres y nueve meses de edad, donde se pueden conseguir los porcentajes más altos de mejoría, cercanos al cien por cien.

image

Hoy en día, y a pesar de la aparatosidad del casco, existen diferentes modelos adaptados a la estética infantil. El máximo inconveniente es su precio, puesto que la Seguridad Social no cubre el gasto. Dependerá de los modelos y marcan, pero el precio de un casco puede rondas de los 1.000 a lo 3.000 euros.

Deja un comentario