Cómo tratar picaduras y mordiscos

Llega la primavera y el buen tiempo y, en general, las familias salen más a la naturaleza. El aire puro, el contacto con la flora y con la fauna puede traer también algún inconveniente. Hablamos de picaduras de insectos, de alguna planta venenosa o del mordisco de algún animal.

Los mosquitos y sus molestas picaduras suelen ser una de las afecciones más comunes. No tienen ninguna consecuencia grave, pero conviene evitar rascarse para que no se inflame.

Las picaduras de otros insectos como arañas, avispas u hormigas habitualmente son leves y sólo causan irritación local de la zona. En casos excepcionales el niño o la niña puede ser alérgica a su veneno, pero las consecuencias son generalmente de carácter leve y desaparecen tras la administración de un antihistamínico.

PicadurasMosquito www.genciencia.com

En cualquier caso deberemos examinar la zona de la picadura buscando el aguijón del insecto para extraerlo. Lavar la zona con agua y jabón para evitar que la picadura se complique con una infección secundaria. Aplicar frío local y lociones antialérgicas.

Si un insecto ha penetrado en la nariz o en el oído del niño, nunca se intentará extraerlo sino que se matará instilando en el orificio correspondiente unas gotas de aceite de oliva.

Si la picadura es de algún animal marino debemos lavarla con agua salada evitando friccionarla. Eliminar los tentáculos del animal que puedan quedar adheridos a la piel de la víctima, para evitar que el veneno de éstos siga inoculándose. Rociar bicarbonato sobre la herida para neutralizar el veneno, o utilizar para ello vinagre.

Si parecen síntomas de afectación general, evacuar con urgencia a un centro médico.

Deja un comentario