Cómo saber si mi bebé tiene problemas de audición

Por fin terminaron esos nueve meses de espera y ya tienes a tu hijo contigo. A primera vista todos está bien, pero notas que no reacciona ante los ruidos, ni es capaz de mirar a quien lebebe-oreja habla. Llegó la hora de hacer exámenes.

Normalmente son los padres quienes notan el posible problema y recurren al pedíatra, quien a través de pruebas estándar para evaluar la presencia de dificultades. En caso de encontrar una posible ausencia o disminución del nivel de audición, llega la hora de realizar exámenes más complejos.

En el caso de los bebés, los exámenes van dirigidos a buscar la causa de la sordera y qué tan grave es. Muchos niños tienen un nivel de perdida de audición muy bajo, y con terapia podrían funcionar normalmente y desarrollarse junto al resto de los niños, mientras que otros tendrán que aprender a vivir en un mundo sin sonidos, comunicándose a través de lenguaje de señas y leyendo labios.

Por suerte, los avances tecnológicos ofrecen hoy ayuda para mejorar la calidad de la audición de los niños a través de los implantes cocleares, pero éstos no sirven en todos los casos. Si queremos que nuestro hijo con dificultades auditivas pueda alcanzar su máximo potencial, es vital el diagnostico temprano y el trabajo con fonoaudiólogos desde temprana edad y de forma constante, con el objeto de ayudarle a desenvolverse con éxito en un mundo pensado para los que pueden oír.

Imagen: Web del bebé

Deja un comentario